Masaje Thai – Masaje Tradicional Tailandés

Los tiempos han cambiado, seguramente, lo que hace unos años era importante, ahora no despierte ningún interés y al contrario.

Y si hay un cambio notorio en la forma de actuar y de vivir del ser humano de hoy es que hemos pasado de acumular objetos materiales a enriquecernos con vivencias cuanto más únicas o especiales, mejor.

Tanto es así que se ha disparado el concepto de “regalar experiencias”, experiencias que podrás repetir una y otra vez pero que cada una de las veces que las lleves a cabo será una experiencia única, de esa forma nos encontramos con la experiencia de un viaje en globo, conducir un coche de carreras o hacer puenting, entre otras muchas.

Dentro del amplio abanico que nos ofrece el “regalar experiencias” nos encontramos con lo que, para nosotros, nos supone algo mucho más completo que es el regalar experiencias mientras regalas salud y es aquí donde se encuentran los masajes thai o masajes tailandeses.

Si estás dispuesto a regalarte o regalarle a un ser querido una experiencia única, ¿no te gustaría poder regalarle, además, como guinda al pastel, salud?.

¿Cómo nos aporta salud el masaje thai?

El masaje thai, a diferencia de otros masajes, al estar ligado estrechamente al budismo no se detiene únicamente en beneficiar o mejorar la zona física donde éste sea aplicado, sus objetivos van mucho más allá buscando un equilibrio entre lo físico y lo emocional o espiritual, el masaje tailandés no comprende una cosa sin la otra.

De esta forma, el masaje tailandés se ocupa a nivel físico de reducir tensiones musculares y tensiones crónicas, reducir o eliminar dolores tan comunes como el dolor de cabeza, el dolor de cuello, espalda u hombros, favorece la reactivación de la circulación de nuestro cuerpo y, por supuesto, nos ayuda a relajar el cuerpo, algo muy importante teniendo en cuenta la sociedad estresada en la que vivimos actualmente.

Pero, además, el masaje thai es capaz de encontrar, a través del cuerpo y sus dolencias, aquellos bloqueos energéticos que, muchas veces sin saberlo, nos está produciendo un mal mayor que, por ejemplo, ese dolor de cuello del que hablábamos.

De esta forma y a través del masaje thai se puede lograr, entre otras muchísimas mejoras, desatar emociones reprimidas, eliminar la ansiedad, el agotamiento, la depresión, el insomnio, reconducir nuestros pensamientos hasta un punto de calma y, como no, encontrar ese ansiado equilibrio entre nuestro interior y nuestro exterior que nos hace alcanzar el bienestar pleno.

¿No te parece que regalar un masaje thai es uno de los mejores regalos que puedes hacer?

Pero, como siempre, suele surgir la duda de a partir de qué edad es recomendable regalar un masaje thai o, lo que es lo mismo:

¿Quién puede recibir un masaje tailandés?

El masaje thai es un tipo de masaje que según cuenta la leyenda, aunque no se sabe con certeza, se remonta a hace más de 2500 años, tiempos en los que las clasificaciones por diferencias de edad, sexo o condiciones físicas, a nivel medicinal, no existían de la misma forma en la que hoy día existen.

Con esto queremos decir que hace 2500 años el masaje tailandés se aplicaba a todo ser humano por igual y es en la época actual cuando nosotros mismos ponemos limitaciones o creemos que éstas nos impiden acceder, en este caso, a recibir un masaje tailandés.

Cualquiera puede recibir un masaje thai, desde niños hasta ancianos y la única limitación que puede existir para no progresar o no alcanzar los objetivos deseados a través de las diferentes sesiones de masaje tailandés es la actitud de la persona frente a esta otra forma de mejorar y, por supuesto, el estado de salud previo a una sesión de masaje thai.

Ya estás decidido, quieres regalar experiencias pero, además, quieres regalar salud, estás tan seguro de ello que has decidido autoregalarte un masaje thai y ahora…

¿Cómo me preparo para un masaje thai?

Ésta puede ser una pregunta muy recurrente, ¿cómo voy a la sesión?, ¿qué me pongo?, ¿necesitaré cambiarme después de la sesión?, etc.

Un masaje thai se realiza, a diferencia de los masajes tradicionales, sin crema o aceites, es lo que se conoce como un masaje “en seco”, por lo tanto, no tendrás que preocuparte por tener que cambiarte después para no mancharte con aceites.

Por otro lado y también a diferencia de los masajes tradicionales, para recibir un masaje tailandés no es necesario que te desnudes pues se realiza vestido con la ropa más cómoda que tengas, aunque no te preocupes, en nuestro centro de masajes, te facilitamos la ropa adecuada para llevar a cabo la sesión.

En lo único que tienes que estar preparado en un masaje thai es en estar abierto a querer conseguir un bienestar pleno y reconocer que la mayoría de tus dolencias físicas van ligadas a una dolencia espiritual, por lo demás, relájate y disfruta.

¿A qué esperas para empezar a regalar y regalarte salud con el masaje thai?

Escuela de Masaje Tradicional Tailandés Rak Saeng
www.raksaeng.es