El Masaje Tradicional Tailandés y la Medicina Tailandesa

En muchos sistemas antiguos de salud y medicina, los cuatro elementos son considerados como la base de la vida. La medicina tailandesa busca restaurar la salud para superar los desequilibrios en los individuos. Los practicantes de esta forma de medicina tradicional, deben identificar los elementos y tratar los desequilibrios. Los tailandeses creen que al superar los desequilibrios, la salud y la armonía pueden restaurar al cuerpo.

Teoría y diagnóstico

A lo largo de la vida, todos pasamos por fases de equilibrio y desequilibrio. Los niños y los ancianos son más susceptibles a las enfermedades porque tienen menos probabilidades de mantener el equilibrio (o más probabilidades de entrar y salir del equilibrio.) En el caso de los niños, los elementos aún no se han establecido ni han alcanzado la madurez. En los ancianos, los elementos se han comenzado a debilitar. Durante el proceso de envejecimiento, los elementos se debilitan continuamente hasta que finalmente se agotan y el individuo muere.

Los practicantes tradicionales de la medicina tailandesa usan información relacionada con el nacimiento de la persona para ayudar a determinar el elemento dominante del individuo. También se pueden considerar otros factores: la apariencia física, la historia familiar, la astrología y la espiritualidad. Luego se realiza un examen físico, se hace un diagnóstico y se prescribe un remedio.

Los elementos

La teoría de los elementos de la medicina tailandesa considera el viento, el fuego, el agua y la tierra. A veces también se considera el espacio (éter) como un quinto elemento. Todos los elementos trabajan juntos para mantener y sostener a la humanidad, los animales, las plantas y todo lo que experimentamos en la vida.

El viento

El viento causa – y forma parte de – todo movimiento. Es necesario para dirigir la vida, cambiar y adaptarse.  Un exceso de viento puede causar dolores, insomnio, falta de enfoque, piel seca, entre otras cosas.

El fuego

El fuego es la pasión, la fuerza motivadora, y ayuda a que las personas logren sus metas.  El exceso de fuego puede producir erupciones cutáneas, acné, daño hepático, temperamento agitado, y fiebre.

El agua

El agua es la cohesión que junta y combina. Es un elemento importante para la compasión, la curación, el entendimiento y mucho más. Un exceso puede resultar en emociones intensas como la depresión, la obesidad, problemas en el sistema reproductor, resfriados, y condiciones respiratorias. La tierraLa tierra comprende todo lo que es tangible. Resulta en la lealtad, sentirse anclado a la tierra, la solidez, y una naturaleza compasiva y equilibrada. El elemento tierra no se desequilibra fácilmente. Siendo el elemento más denso y más pesado, es el último en cambiar en la progresión de las enfermedades. Cuando la tierra está fuera de equilibrio, pueden resultar trastornos graves como el cáncer, la fibrosis, y daño en órganos vitales. Un desequilibrio de tierra también puede hacer que una persona sea obstinada y rígida.

El espacio

El espacio es el vacío, el elemento más esotérico. Para un terapeuta de masaje tailandés, trabajar con el espacio implica la experiencia de hundirse en el cuerpo del receptor – permitiendo que los pulgares, dedos, palmas y pies pasen por las fascias y los músculos, manteniendo al mismo tiempo la “nada” entre toda la materia.

El Masaje Tradicional Tailandés para los elementos

El masaje tailandés pertenece a una rama del sistema de medicina tradicional de Tailandia, la kayapahpbambat, o la medicina externa. Cuando se trabaja en un nivel avanzado de masaje tailandés, el terapeuta debe tomar en cuenta el equilibrio de los elementos en su paciente. Aquí hay unas sugerencias de las técnicas y conceptos que se pueden utilizar para las personas con un exceso de agua, fuego o viento. Agua: estiramientos • torsiones • terapias de calor seco • bálsamos y linimentos “calientes” • trabajar con un ritmo más rápido • trabajar hacia el centro del cuerpo • tener mucho cuidado con la presión. Fuego: trabajar a un ritmo moderado • trabajar mucho las líneas sen • no hacer muchas torisiones • presionar las líneas sen (jap sen)• bálsamos y linimentos “fríos” y compresas de hielo • ventosas y raspado • trabajar hacia fuera, en vez de hacia el centro. Viento: usar ritmos y movimientos lentos • trabajar de una manera equilibrada • trabajar con secuencias tradicionales • usar tracción • usar aceites “calientes”.

Sobre el autor:  Bob Haddad es un Terapeuta Tailandés Registrado (RTT) y estudia el masaje tailandés en Tailandia y en otros países desde el 2000. Ha estudiado con muchos maestros, enseña internacionalmente, es autor del libro «Thai Massage & Thai Healing Arts: Practice, Culture and Spirituality«, y es fundador de la Thai Healing Alliance International (THAI) contacto: www.thaihealing-arts.com.